Avisar de contenido inadecuado

Comunicación virtual y pereza afectiva

{
}

 Llamar por teléfono fue, en su momento, casi adictivo. Sin la corporeidad del interlocutor la espontaneidad del diálogo alcanzaba verdaderas dimensiones de un streap tease emocional. Cuántas confesiones, sutiles ironías o coqueteos se establecían a través del teléfono. Quién no recuerda maratónicas conversaciones telefónicas amicales o amatorias. El oído se enseñoreaba en esta venerable práctica para los que no podíamos o nos atrevíamos a decir lo mismo en vivo y en directo.

Ahora, la comunicación virtual elimina la corporeidad y la espontaneidad da paso a una sobreactuada sinceridad de palabras a medio escribir, de íconos que reemplazan la risotada que nos llegaba por el auricular. La irreverencia se mezcla con fantasía y la fantasía con la necesidad de construir amigos a imagen y semejanza de nuestras necesidades.

Confieso que mis conversaciones telefónicas han cedido al empuje de la virtualidad y confieso que con la mayor parte de mis amigos me comunico a través de un parco y sentido e-mail; pero añoro esos días en que colocaba mi corazón entre las tiernas manos de un amigo, aquellos momentos en que con los ojos nublados veía a mi interlocutor abrazar mi  pena con toda el alma.

La virtualidad me ha vuelto una real perezosa afectiva y "extrañar" se ha vuelto un mínimo momento de vacilación previo a leer un correo o buscar algún tema para mi blog.

{
}
{
}

Comentarios Comunicación virtual y pereza afectiva

Uy lacónico tu mensaje. Me identifico con lo que escribes. Resulta que ahora mis seres más amados viven en rincones del mundo que no he visitado jamás. Soledad de nuestros días. 
            El reto está en conservar la misma soltura en la comunicación en vivo.
            Sobre todo me llamó la atención la frase "La irreverencia se mezcla con fantasía y la fantasía con la necesidad de construir amigos a imagen y semejanza de nuestras necesidades". Es tan cierta que da algo de tristeza ¿perderemos algún dia la capacidad de amar a las personas tal como son o nos estamos entrenando en la selección "a la carta" de los nuestros?. Incluso uno mismo en Internet, aprende a ser también "ideal" para los otros.
              Ahora mismo cuido las palabras que te escribo y no será fácil describirte el miedo que me da el individualismo y la deshumanización en la que vivimos en estos tiempos. Uff complicado.
             Te dejo un abrazo electrónico.

Deja tu comentario Comunicación virtual y pereza afectiva

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre