Avisar de contenido inadecuado

Día del padre, día para la reflexión

{
}

No se puede ser un padre perfecto. Dios nos libre. De  haberlo, este padre perfecto exigiría la justa gracia de tener hijos perfectos. ¿Se imaginan los efectos? yo sí. Serían más temibles que la bomba de neutrones en la formación de la afectividad, autoestima, sensibilidad de los niños y jóvenes. La infancia continúa siendo una etapa bastante uterina; sin embargo la presencia o ausencia del padre es un referente que contribuye, poderosamente, a delinear la personalidad de cada uno de nosotros´.

Todo padre debería preguntarse ¿Cómo me recordará mi hijo cuando sea adulto? Es una pregunta contundente, incluso puede ser devastadora. Una de las respuestas que un hijo dio a su padre tras muchas diferencias y desencuentros es la Mario Vargas LLosa. Aquí la reproducimos.

Tuve una relación desastrosa con mi padre y los años que viví con él, entre los once y los dieciséis, fueron una verdadera pesadilla. Por eso siempre envidié a mis amigos y compañeros de infancia y adolescencia que se llevaban bien con sus progenitores y mantenían con ellos, más que una relación jerárquica de autoridad y subordinación, una de cariño y complicidad.

Recuerdo, de manera muy nítida, por ejemplo, cómo me hubiera gustado tener con el mío ese cálido contubernio que exhibía mi condiscípulo de La Salle, el flaco Ramos, con su padre, quien lo llevaba y traía todos los sábados a los entrenamientos del equipo de fútbol del colegio e iba luego a hacerle barra en los partidos, emocionándose hasta las lágrimas cuando su hijo metía un gol. Alguna vez tuve la suerte de acompañar a Ramos hijo y Ramos padre al estadio, a ver jugar a la U, y a mí me distraían de lo que ocurría en la cancha las bromas y burlas que ellos se gastaban todo el tiempo, como si fueran no un padre y un hijo sino un par de compinches de la misma edad. ¡Vaya suerte que tenía el flaco Ramos! Probablemente desde esa época se me ocurrió pensar que una buena relación con el padre debe dejar en quienes la viven algo positivo en el carácter, tal vez eso que llaman buena entraña.

{
}
{
}

Deja tu comentario Día del padre, día para la reflexión

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar de usuario Tu nombre