Avisar de contenido inadecuado

Los fantasmas sí existen

{
}

 TAGS:LOS FANTASMAS SÍ EXISTEN

No creo en los fantasmas. Al menos no en aquellos de la estirpe de Freddy Krueger y sus numerosas secuelas. Sí creo en otras formas fantasmales surgidas de la eterna cantera de aullidos que es el miedo. Este artículo va dedicado a unos fantasmillas que conocí hace algún tiempo. Aún albergo la genuina esperanza de que alguna vez intenten romper sus cadenas y puedan darse la oportunidad de mirar el mundo sin temores, sin odios y sin las falsas seguridades en las que se parapeta el pavor.

De cómo te conviertes en fantasma

Todo empieza cuando permaneces mucho tiempo en tu zona de confort. Haces lo mismo diariamente, aprendes fórmulas de trabajo y las repites, tus opiniones nunca envejecen aunque ya no encajan en las nuevas realidades que van surgiendo. Esta inercia de vida va impidiendo que te relaciones con  los demás de una manera empática, asertiva y cálida. Resulta que los percibes cada vez más cambiados y los asumes como extraños. Vives a la defensiva. Entonces dirás que nadie te entiende, nadie te valora porque nadie llega a tu altura de complejidad  y te embriagas con la seguridad, que surge de la rutina poco antes de paralizarte. Por pereza o por temor no te arriesgas a  salir de tu zona de confort para, por lo menos, merodear en tu zona de aprendizaje.

A pesar de tus esfuerzos por elogiar el pasado, el tiempo pasa, las personas cambian, las metodologías se desfasan y las instituciones se enferman si no evolucionan. Los  fantasmas  rechazan la innovación y han pasado tanto tiempo haciendo lo mismo que llega un momento en que el cambio no es viable ni siquiera como posibilidad. Arrojan al viento sus enconados gritos en los que siguen anunciando sus triunfos pasados, olvidando que el éxito no es un estado  al que llegas para quedarte sino un momento de satisfacción breve al que arribas después de mucho esfuerzo y que, al instante, se convierte en pasado.

Cuando los fantasmas se apoderan de una institución

El estado fantasmal puede aparecer en muchos contextos. Surgen en una familia, en una pareja, en una cultura o en una institución. Cuando los fantasmas se apoderan de una institución, es cuando hacen gala de sus mayores habilidades fantasmales. Si alguien llega a la institución tendrá que escuchar sus quejas de alma condenada a la que nada podría hacer sentirse bien. Su amargura es legítima porque les ha carcomido la maravillosa capacidad humana de celebrar la vida. Si el recién llegado menciona la palabra cambio, creatividad, innovación lo odiarán a muerte porque los conjura a un exorcismo al que no estarán dispuestos. Otras de las palabras que odian los fantasmillas son: Libertad, espontaneidad, creatividad, democracia, empatía, ternura, trabajo en equipo. En un lugar hechizado, podrías escuchar las siguientes frases: “Acá siempre hacemos las cosas de este modo”, “no crea, cuando me sale mi parte humana yo también puedo conmoverme”, “tengo 30 años de experiencia y siempre me ha dado resultado”.

Así los verás, férreos guardianes de un pasado inexistente. Pesimismo, negación, amargura, insatisfacción de vida. Jamás una sonrisa, pues olvidaba contarles que los fantasmas no sonríen… solo han aprendido muecas para el sarcasmo y el resentimiento.

Así, también, recuerdo a unos fantasmillas que conocí y  que despertaron, en mí,  gran curiosidad por las artes y males artes que esgrimían en sus batallas contra quienes les recordaban una vida saludable, plena, creativa y feliz. Desde la magnífica distancia  de la cual disfruto, me apena recordarlos  atrapados en sus propios espejos, en sus personalísimas cadenas. Pobrecillos. Se están perdiendo el siglo XXI y lo más penoso… hace mucho que se perdieron a sí mismos.

{
}
{
}

Comentarios Los fantasmas sí existen

wowwwwwww, luego de cuatro años, haz vuelto a escribir. Bienvenida de nuevo Martha. Un exelente tema del que escribes en este post. Al leerlo, he visto identificado por ahí a algunos fantasmitas que están incrustados en la institución en la que trabajo. No sonríesn, no participan, siempre andan refunfuñando, parecieran que estuvieran pensando siempre... ¿Qué hay para oponernos??? Ni modo, cada loco con su tema.
Saludos y bienvenida de nuevo.
Orianna Orianna 15/06/2013 a las 01:38
Gracias, Orianna, prometo no volver a ausentarme tanto tiempo. Agradezco que me escribas y que leas lo que posteo. Abrazos.

Deja tu comentario Los fantasmas sí existen

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre