Avisar de contenido inadecuado

El GCH funciona desde hoy

{
}

 En el Consejo Europeo para la Investigación Nuclear (CERN) en Ginebra comenzó a funcionar hoy la mayor máquina de investigación del mundo, el gran colisionador de hadrones (GCH), un acelerador de partículas con el que se busca develar enigmas sobre el Big Bang, la gran explosión que dio origen al universo.

El rayo compuesto por partículas atómicas recorrió por primera vez el túnel anular de 27 kilómetros de largo del GCH, construido a cien metros bajo tierra. El nuevo acelerador funcionará a 271 grados centígrados bajo cero y usa el túnel de 27 km de circunferencia creado para el Gran Colisionador de Electrones y Positrones (LEP en inglés).


Esta operación tendrá lugar más adelante 600 millones de veces por segundo, según reportó la agencia de noticias DPA.


Con un costo de 3.000 millones de euros (unos 4.300 millones de dólares), el acelerador es según el CERN la mayor máquina jamás construida por el ser humano.

Con el GCH se espera reproducir las condiciones que generaron el bing bang u origen del universo. El Premio Nobel de Física Frank Wilczek describe en entrevista con DW WORLD las líneas generales del proyecto y descarta cualquier peligro de que se formen grandes agujeros negros con tal investigación.

Desde que se proyectó el Gran Colisionador Relativista de Iones (RHIC), dentro y fuera de la comunidad científica se han escuchado voces alarmistas sobre la posibilidad de que el funcionamiento del LHC desencadene procesos que, teóricamente, serían capaces de provocar la destrucción de la Tierra o incluso del Universo.



Estos posibles procesos catastróficos son:

*La creación de un agujero negro estable
* La creación de materia exótica supermasiva, tan estable como la materia ordinaria.
* La creación de monopolos magnéticos (previstos en la teoría de la relatividad) que pudieran catalizar el decaimiento del protón
* La activación de la transición a un estado de vacío cuántico.

Frank Wilczek habla sobre la seguridad del proyecto

DW WORLD: Profesor Wilczek, medios de comunicación informan que usted ha recibido amenazas de muerte en relación con el proyecto del Gran Colisionador de Hadrones GCH. ¿Por qué se dirigen estas amenazas específicamente a usted y no a otros científicos?

Frank Wilczek: No estoy seguro de que soy el único. Se han producido distintos temores en cuanto a desastres que pudieran ser causados por el GCH. Formé parte de un comité que realizó reportes al respecto. Además soy un científico prominente que ha rechazado ideas que despertaban una serie de fantasías en la Bildunterschrift: Großansicht des Bildes mit der Bildunterschrift:  Wilczek: "Lo importante son los conocimientos'.mente de las personas y he dado muchas entrevistas sobre este mismo tema. Así que de alguna manera me transformé en un símbolo para algunos y considero una pena que las primeras preguntas de los medios se refieran precisamente a las amenazas. El GCH es un proyecto científico emocionante y me averguenza un poco todo este revuelo. Los verdaderos héroes del GCH son aquellos que los construyeron y los que llevarán a cabo los experimentos. En ellos debería centrarse la atención, así como en los logros científicos que saldrán de este proyecto.

¿Cómo explica usted el tono marcadamente emocional con el que ha sido recibido este proyecto?

En general, el ser humano teme a lo desconocido. Es lógico pensar que hay peligro en algo que no somos capaces de entender. Al mismo tiempo, hay necesidad de saber cuanto antes acerca de un riesgo potencial. También es cierto que desde el final de la Segunda Guerra Mundial, la gente asocia a los científicos con temas como la bomba atómica  y la era nuclear. Lo que los físicos hacemos es algo muy distinto, pero la gente más allá del ámbito científico no diferencia esos puntos finos. Aquí no hay ninguna Bildunterschrift: Großansicht des Bildes mit der Bildunterschrift:  El proyecto fue puesto en marcha hoy desde Ginebra.bomba que se vaya a construir. Otro aspecto es que a menudo la gente usa las mismas palabras para denominar cosas distintas. Algo que ha causado gran temor es la posibilidad de que se produzcan agujeros negros al empezar a funcionar el GCH. Hay en este sentido ideas muy especulativas en cuanto a que se producirán agujeros negros muy pequeños. Pero pese a que usamos la misma palabra, los agujeros negros pequeños y los grandes son sumanente diferentes. Los agujeros negros que pudieran producirse con el GCH son mucho más pequeños que un átomo; incluso, mucho más pequeños que un simple protón. Absorben menos energía que un gramo de materia. Además, son completamente inestables, vibran por un lapso mucho menor a un segundo. Les llamamos agujeros negros, pero nada tienen que ver con aquellos que serían capaces de absorberlo a uno o producir algún tipo de catástrofe.

Sin embargo, expertos como el profesor alemán Rösler de Thübingen opinan que no existe una garantía al cien por ciento de que el proyecto no es peligroso. Así que no solamente hay que convencer al gran público de la inocuidad del proyecto, sino a parte de la misma comunidad científica. ¿Por qué no ha habido una discusión sobre el GCH entre los propios científicos?

Sí la ha habido. Hay todo un proceso muy elaborado en el cual se analizan y elaboran los reportes correspondientes. Miles de científicos, y en el caso del GCH, decenas de miles, han trabajado junto con sus familias, y ellos no persiguen el propósito de poner en peligro al mundo. Si existiese riesgo real, créame que estaría usted oyendo a miles de científicos que se oponen, y no a un puñado de personas ajenas al proyecto.  Hay un abrumador consenso científico en cuanto a la seguridad del GCH, y éste ocurre luego de la revisión de miles de documentos y de una discusión científica muy abierta. Así que no hay conspiración ni Bildunterschrift: Éste es el corazón del Gran Colisionador de Hadrones.secrecía. Yo mismo estuve involucrado en la elaboración de escenarios negativos (worst case scenarios), y me parece que sería equivocado transmitir la impresión de que los científicos se pelean por este tema. Quienes se oponen son muy, muy pocos.

A todo esto, esta humilde servidora se pregunta de qué manera se beneficia la humanidad con este asombroso juguete científico. De qué manera conocer los orígenes de la formación del universo propiciará que construyamos sociedades más humanas, más justas, menos atomizadas social y culturalmente. La noticia del GCH como la máquina más fabulosa que ha construido el ser humano me impacta, pero, por ahora, me reservo el derecho de sentirme orgullosa de tal creación.

{
}
{
}

Comentarios El GCH funciona desde hoy

yo pienso q es una tarugada del cientifico esta mas loco q  nadien como cree esperimentar algo q nadien puede ser sola mente dios  cadavez los sientificos estan cadavez mal ñano saven q inventar a hora este loco kiere acabar conlavida unamana  si llo estubiera en europa le patearia el trasero
carlisto de unan carlisto de unan 21/09/2008 a las 23:32
Esta persona demuestra lo que es ser un ignorante, gracias a los cientificos la vida prospera, si nadie se pusiera a aser estas magnificas investigaciones estariamos todavia aventandonos piedras en una cueva.
Joaquin Joaquin 01/10/2008 a las 03:45
El que escribio primero es solo un pobre ignorante. Si odia tanto la tecnología que hace metido en internet, pedazo de oscurantista medieval lárgate de aquí.
Carlos Carlos 19/10/2008 a las 00:36

Deja tu comentario El GCH funciona desde hoy

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre