Avisar de contenido inadecuado

Resiliencia o la tentación de resistir a la adversidad

{
}

 Cada vez son más los niños que intentando ganar unas monedas nos interceptan en los semáforos para ofrecernos una demostración de baile, acrobacia o destreza persuasiva al vendernos una caramelo Cuando le entregamos la moneda de sus desvelos, a veces podemos preguntarnos que será de ellos en el futuro. ¿Cuál es nuestro pronóstico sobre el éxito o fracaso de un niño en abandono físico y moral?. La calle es dura y más aún con los niños. Su vida puede quedar marcada por innombrables peligros a los que se exponen día a día. La niñez es muy frágil y se puede quebrar fácilmente. Al suceder esto, el desarrollo social, intelectual, emocional y moral puede estancarse e incluso involucionar.

Los determinismos en los seres humanos no existen. Un hogar bien constituido que ofrece amor y comodidades no garantiza hijos exitosos en el futuro. Tampoco estemos seguros que todos los niños que sufren maltratos, abandono y que se ven obligados a cuidar de sí mismos están condenados al fracaso social, moral y afectivo. Hay niños para quienes la adversidad actúa como un estímulo de superación. Los psicólogos llaman resilencia a este fenómeno. Un niño maltratado, sin personas que se ocupen de él, sin medios económicos puede hacer de su situación una oportunidad para curtir su personalidad en fortaleza, adaptabilidad y creatividad. Hay muchos casos que podríamos citar. En nuestro país, los ejemplos están a la vuelta de cualquier esquina. Sin embargo, tomemos un ejemplo conocido por todos. Nos referimos al genio humorístico del siglo XX Charles Chaplin, niño abandonado a las calles, que huía de todos los orfanatos y se ganaba la vida con piruetas hechas en las peores condiciones, amén de tener una madre internada en un hospital psiquiátrico. El pequeño Charles convirtió su desgracia en la oportunidad para cuajar su carácter y nutrir su sobrevivencia de creatividad, coraje y persistencia. Muchos de sus personajes se alimentaron de la dureza de esos años. Como Chaplin, muchos hombres y mujeres están haciendo de sus carencias múltiples posibilidades de crecimiento.

¿Qué es lo que dispara la resilencia? ¿Qué es lo que otorga esa capacidad de resistencia? Los psicólogos que han estudiado este fenómeno nos dan la respuesta. Todos los sujetos que supieron  transformar la adversidad en una vida fuerte y creadora tuvieron algo en común: alguien les ofreció afecto y creyó en ellos. Tan simple y difícil como eso. El afecto de un pariente, de un maestro, de un vecino. Alguien creyó en ellos, tuvo fe en sus capacidades. Algo inmenso e incorpóreo que permite que ese niño, contra todo pronóstico, se lance conquistar aquello que esa mirada esperanzada supo contemplar.

Construir esa mirada individual y colectiva es tarea de todos. De padres, parientes y de maestros. Los índices de pobreza no se pueden revertir de la noche a la mañana. Hay plazos, hay metas. Todos esperamos poder reducir la pobreza extrema y, sin embargo, los niños siguen creciendo sin esperar esos plazos y esas metas. Nuestros niños no pueden cargar, además de sus carencias, el pesimismo de padres y maestros. Un niño no puede crecer con la frente cubierta de etiquetas anunciadoras de fracaso. La fe en las potencialidades de todos y cada uno de nuestros niños es un reto que nuestra sociedad debería empezar a asumir.

{
}
{
}

Comentarios Resiliencia o la tentación de resistir a la adversidad

,kjb mkuj
Anónimo 17/04/2008 a las 00:00
mui mal
Anónimo 17/04/2008 a las 00:00

Deja tu comentario Resiliencia o la tentación de resistir a la adversidad

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre