Avisar de contenido inadecuado

El texto impreso versus el texto digital

{
}
  Todo choque de paradigmas conlleva enfrentamientos, escepticismos, rechazos y conductas defensivas. También es cierto que un paradigma no anula le existencia del otro. Ambos coinciden, incluso después que uno termina por imponerse al otro. Nosotros presumimos que el paradigma de Gutenberg y el Paradigma digital van a coexistir por un buen tiempo. Nuestra propuesta tiene la intención de minimizar ese enfrentamiento, de reducir el escepticismo y las conductas defensivas de ambos lados. Nos proponemos la afirmación positiva de ambos modelos en una integración que fructifique sus cualidades específicas.

            Estamos convencidos que los docentes (migrantes digitales) tienen muy poco que ofrecer en operatividad tecnológica a sus alumnos. Los nativos digitales aprenden, exploran y sobrepasan las competencias operativas de todo lo que la tecnología les ofrece. Es un hecho incuestionable. Los maestros, entonces, se repliegan ante esta evidencia y no han hallado la forma de incorporar a su quehacer pedagógico las posibilidades de la tecnología, sobre todo si nos referimos a la red de redes. Las TICs son algo más que los tradicionales "materiales de enseñanza" y no pueden ser comparadas con un rotafolio, láminas o un proyecto de imágenes. Ante este repliegue por parte de los maestros o a esta insuficiente incorporación de las TICs, surge una generación de niños y jóvenes dejados de la mano conductora de la generación adulta. Ellos tienen que aprender, por sí mismos, el sentido que tienen las TICs en sus vidas y en su aprendizaje. Paradójicamente, somos los adultos replegados que los hemos abandonado a su suerte en este paradigma, los que luego criticamos que no le den un sentido "productivo" a estas nuevas tecnologías de la información y la comunicación. Una de las funciones que ha cumplido la escuela desde siempre es dotar de sentido a la actividad humana ya sea en lo personal como en lo colectivo.

            Los docentes consideran que "cumplen" con este sentido cuando les piden monografías basadas en información obtenida en Internet. No es suficiente. Incluso, puede ser contraproducente. El estudiante, en muchas ocasiones, termina haciendo una monografía en diez minutos pues es el tiempo que le demanda ordenar a Google que le consiga la información y luego la sobreponga con otras informaciones hasta organizar una monografía que se hizo "mágicamente" sin pasar por la lectura, la selección, la reflexión y la redacción. Este hecho es una realidad no solo en la escuela básica sino incluso, en parte de la educación superior.

{
}
{
}

Comentarios El texto impreso versus el texto digital

Bastante interesante, hay alguna publicación de esto. Gracia.
Cristopher Cámac Cristopher Cámac 11/03/2008 a las 03:09

Deja tu comentario El texto impreso versus el texto digital

Identifícate en OboLog, o crea tu blog gratis si aún no estás registrado.

Avatar Tu nombre